Desde nuestros talleres con vehículo de sustitución Chamberí hemos visto cómo el mundo de la automoción ha cambiado con el paso del tiempo. Ya no solo existen coches que funcionan con gasolina o diésel, sino que han nacido nuevas alternativas como son el GLP y el GNC.

Si no conoces que este tipo de combustible por el que se mueven muchos coches a día de hoy en nuestros talleres con vehículo de sustitución en Chamberí, vamos a mostrarte y analizar la diferencia entre ambos.

El GNC es un gas natural comprimido que contiene un 90 % de metano. Es el mismo que se utiliza para la calefacción en las casas. A pesar de que en España ya hay grandes marcas que comercializan coches con este tipo de combustión, no es tan fácil como llenar un depósito de, por ejemplo, diésel. Aún así, sí que existen gasolineras especializadas en las que podemos encontrar este tipo de combustible.

El GLP o autogas se consigue a través de la mezcla de butano y propano. Es un tipo de combustible que se está convirtiendo en algo más que habitual en los últimos años. De hecho, es muy popular en países como Italia y muchos coches que se mueven con este sistema se están introduciendo en el mercado automovilístico nacional. Por esta razón, el territorio español ya cuenta con más de 200 puntos en los que se puede llenar un depósito con este tipo de combustible.

Gracias a que las petroleras están apostando por la disponibilidad del GLP, en España es más fácil conseguir un coche de estas características frente a uno que funcione con GNC.

Aún así, desde Disancar hemos analizado el impacto económico y medioambiental, y tanto el GLP como el GNC están a la misma altura. Además, cuentan con un precio menor que los combustibles habituales y producen menos daños mecánicos en los coches.